En Intergia ofrecemos soluciones energéticas para las necesidades y el consumo propio de nuestros clientes.

Mediante la integración de fuentes de energía renovables se consigue una obtención de la energía limpia, y la electricidad producida en la instalación se utiliza para autosatisfacer los consumos propios. De esta manera se logra que el coste de la energía sea menor que el de abastecerse de la red o de generadores autónomos (por ejemplo, Diésel), según sea el caso.

Para este tipo de instalaciones sin conexión a red es necesario disponer de un sistema de almacenamiento energético, como una batería, que permita un modo de autoconsumo continuo y fiable.

 

Modo de ejecución

Antes de tomar una decisión sobre la instalación de generadores de energía renovable, es necesario conocer la magnitud y las características de los diferentes recursos renovables disponibles en el lugar (eólico, solar, hidráulico, biomasa, geotérmico).

En Intergia usamos los métodos más avanzados para conocer estos recursos, combinando mediciones por satélite y la medición in-situ por sensores específicamente instalados, con datalogger e incluso monitorización continua remota.

Una vez conocidos los datos del recurso, la característica del terreno, la zona, y los requerimientos de la instalación, se procede al diseño y correcto dimensionamiento de la misma, realizando los cálculos oportunos. En Intergia empleamos software especializado para el diseño e integración de elementos renovables.

El montaje de la instalación se lleva a cabo una vez que el cliente ha dado el visto bueno a la presentación del proyecto.

La elaboración de un plan de mantenimiento preventivo específico, consistente en un listado de buenas prácticas y la realización de chequeos periódicos de los equipos, asegurará el correcto mantenimiento de los sistemas para que trabajen en las mejores condiciones.

 

Ventajas frente a las soluciones tradicionales

Cuando se trata de instalaciones alejadas de la red eléctrica y no existe la posibilidad de tender una línea hasta ella o su coste es muy elevado, suele recurrirse a generadores Diésel, con altas emisiones de CO2. Además, se producen otras agresiones al ambiente, como las pérdidas o vertidos de aceite y las derivadas de los periódicos accesos para operaciones de suministro de combustible, mantenimiento e incluso operación cotidiana.